slide1 slide2 slide3 slide4 slide5 slide6 slide7 slide8

Pescados

La provincia posee diversos ríos y afluentes donde la pesca fluvial produce variedades de truchas y salmón. La provincia posee casi tres mil kilómetros de ríos. Las truchas se preparan, guisadas, escabechadas, asadas, en sopas, todo ello según la comarca dentro de la provincia. Existen incluso tarta de truchas. La popularidad llega a celebrar la Semana Internacional de la Trucha. Los cangrejos de río proporcionan platos como la sopa leonesa de cangrejos. Por influencia de la cocina gallega puede verse en algunas zonas del Bierzo el pulpo a la gallega, o las empanadas con su variante denominada empanada de batallón (o empanada berciana). Las ancas de rana suelen participar en algunos platos como tortilla (tortilla de ancas de rana) de La Bañeza.

Uno de los productos que estrella es el bacalao, conservado en salazón, que se prepara con gusto al ajoarriero, plato en el que el pimentón forma una deliciosa alianza con este pescado, destacando el maragato, plato de ventas y mesones. Todo sin perder de vista el preparado con garbanzos en las cuaresmas.

 

TRUCHA

Los ríos de Léon ofrecen un rico manjar , la "salmo trutta trutta", rica trucha de río, que nos permite hacer una enorme variedad de manjares fritos tanto piezas solas como con jamón, rebozadas de huevo, rellenas de pimientos y hundidas en huevo.

No podemos olvidadr , aunque sea un postre, la tarta de trucha, típica de la zona de Boñar. Esta tarta está elaborada con truha confitada y hojaldre.

ANCAS DE RANA

Las ancas de rana son uno de los platos típicos de la localidad, más en concreto a la localidad de La Bañeza.
Aunque cada restaurante cuenta con su propia especialidad, las docenas de ancas se preparan sobre todo guisadas con cebolla, tomate, pimentón, pimiento verde, ajo y perejil. Cocinadas al momento, se sirven en cazuela de barro y las raciones son generosas, pese a la escasez y estacionalidad que recorta las existencias en muchos establecimientos.

La mejor época para consumir ancas frescas es entre marzo y octubre, pero gracias a las técnicas de cocina -envasado al vacío y congelación- los períodos estacionales se prolongan, satisfaciendo la demanda.
Hasta la fecha los raneros locales son la única vía con la que cuentan los cocineros de León para proveerse de la materia prima, lo que confiere mayor autenticidad al plato y la vinculación al territorio.